Inés Rosales, amor por una dulce tradición

Cuando al trabajo que realizamos día a día, se le pone cariño, ilusión y mucho conocimiento, el resultado suele ser un producto espectacular y que en este caso tiene forma redondeada y crujiente. 
Inés Rosales combina estas características desde hace más de un siglo para seguir elaborando una tortas de aceite de la mejor calidad y basándose en que su producto, a pesar de las nuevas tecnologías de producción, tiene que seguir aportando el sabor de la tradición no perdiendo un ápice de su sabor y textura original. Esto último se siente cuando visitas la fábrica y ves como las trabajadoras dan forma a cada una de las tortas que pasan  por sus manos con un cariño sorprendente y como las envuelven en su papel de forma manual. Esto hace que cada torta sea única, distinta del resto y a pesar de formar parte de una cadena de producción, el alma sigue siendo tradicional.
Cuentan por Castilleja de la Cuesta, pueblo de donde son originarias estas tortas, que Inés Rosales hacía las tortas de aceite en su casa y se iba a Sevilla a venderlas con ese arte que caracteriza a los andaluces. El marketing allá por 1910 consistía en que primero se paseaba por las tiendas de alimentación pidiendo tortas de aceite de Inés Rosales. Lógicamente, el tendero le respondía que no las conocía y el "comprador" respondía que eran unas tortas muy buenas y que era una pena que no las tuviera. Durante esa misma mañana, aparecía en la misma tienda un vendedor de tortas de Inés Rosales ofreciendo el producto que el tendero compraba sin dudarlo debido a la demanda que habían tenido ese día. 
Esta historia, que no deja de ser una anécdota, lógicamente no hubiera tenido éxito si el producto no hubiera sido de calidad, y sabemos que Inés Rosales, un siglo después, esta en la retina de muchos de nosotros tomándolas en el desayuno, merienda o últimamente, en mi caso, acompañando algunas de mis cenas con un buen té.
Resaltar como tienen dedicada una aula a las visitas (unas nueve mil visitas anuales), en muchos casos escolares, para explicar todo el proceso de fabricación basándose en que los productos utilizados son naturales y de primera calidad. Tened en cuenta que se trabaja con aceite de oliva virgen extra, y solo esto, ya nos hace ver que el producto que nos vamos a encontrar es especial.
La nueva fábrica, situada cerca de Castilleja de la Cuesta, es un complejo que mezcla una fábrica moderna con una entrada clásica de cortijo andaluz. El proceso está automatizado, con la descarga por un lado, de la harina de trigo blanco en los silos y por otro, del aceite de oliva virgen extra. La harina necesita tener una W muy larga (fuerza) para conseguir que la torta no se deforme (no tenga memoria) antes del horneado y que tenga buen hojaldrado.
Se utiliza una aceite plano proveniente de variedades arbequina y hojiblanca ya que tiene que tener como característica no poder amargar (hay que tener en cuenta que es un 24% de cada torta).

La harina pasa directamente de los silos a la mezcladora donde se le incorpora el matalahúga del anís y el ajonjolí y por supuesto el aceite consiguiendo que se vaya ligando perfectamente. Esta mezcladora que es móvil, se lleva a una máquina que cogerá la masa y la racionará en las bolitas de masa que serán las futuras tortas. En este proceso se hace una selección visual de las bolitas de masa para detectar posibles variaciones de peso tanto por defecto como por exceso, corrigiéndose estas añadiendo masa o eliminándola a la bolita.

De aquí pasarán al alma del proceso, donde las 16 mujeres dan la forma e incorporan el azúcar antes del horneado. Este horneado se realiza durante 8 minutos en un horno de 40 metros de Gas Natural Licuado (GNL), que tiene la característica de ser mucho más energético. La temperatura será de 200º por arriba y por debajo 170º.

Finalmente, tendremos el proceso de empaquetado manual en el que se lían 20 tortas por minuto, produciéndose en total 320 tortas por minuto. Las tortas que no cumplen con los estándares de calidad que ellos tienes (diámetro, grado de horneado, etc) se apartan y se envasan para las ONG lo cual es un punto de mención.

Actualmente, entre los distintos productos que podemos encontrar en el mercado español están las tortas de aceite originales, las tortas de polvorón y los cortadillos de cidra. Además se está comercializando en El Corte Inglés unas tortas de aceite con naranja espectaculares (a mi me han encantado). En EEUU, están comercializando una gama salada que he probado y que tengo que decir que combina genial con quesos, patés o cualquier cosa que se nos ocurra.
Yo he utilizado estás para las siguientes recetas:
- Tataki de pato con crema ligera de lentejas sobre tortas de Inés Rosales de Naranja 
Destacar la importancia que le dan a las redes sociales teniendo presencia tanto en twitter (@INESROSALESsau) como en Facebook y el detalle que tuvieron  haciéndome de portador de un regalo para Dani García (@danigarcia_ca) con varios productos.
Finalmente, no puedo finalizar este resumen sin decir que la visita a la fábrica fue una verdadera maravilla, principalmente por el cariño de Ana y de Nieves, mil gracias de corazón, así da gusto.

Dificultad: 

Coste: 

Instagram

Facebook

Twitter